domingo, 2 de diciembre de 2012

¿A qué ritmo?


 Es sorprendente la imagen de los deportistas paraolímpicos. Hay una en la que empiezan a correr .Y uno que lleva la pierna estropeada, se cae. Algunos ya estaban junto a la meta. Pero, al ver que se ha caído un compañero, todos vuelven atrás. Le recogen y entran juntos en la meta.-
 Magnífico. Y aplaudimos todos. Pero ¿os imagináis esto aplicado a la vida?
Pues por ejemplo: ponernos el sueldo a nivel de los que menos cobren. Avanzar en el colegio contando con los que peor vayan, organizar la ciudad y los autobuses para los discapacitados,…
 Esto nos exige disminuir el sprint y ralentizar a menor velocidad. Para llegar todos juntos a la meta Nos exige renunciar a no pocas dosis de riqueza que defendemos con uñas y dientes.
 Si queremos cambiar la historia, si queremos superar la crisis, no lo podemos conseguir saliendo unos a flote y dejando hundidos a los demás. Hemos de salir todos
 Una sociedad en la que haya pobres y ricos en extremos tan grandes como existen, en sí ya es un fracaso de la humanidad..
 Un niño que nace en Noruega, tiene una esperanza de vida de 81,1, años , mientras que en el Congo su expectativa se reduce 48,8 años. Esto decimos que es una situación de injusticia originante que da lugar luego a otro montón de desigualdades.
 Aunque estamos en crisis, hay que comprender que los pobres del tercer mundo son infinitamente más pobres que los de aquí. 25 .000 niños mueren diariamente, porque no tienen alimentación. Mientras nosotros trabajamos porque internet llegue a todas las personas en nuestro continente. O cada niño tenga una serie enorme de juguetes
La situación de los más desfavorecidos nos lleva a limitar nuestros derechos incuestionables
 Un hecho de la Biblia. El rey David manada a Urias, jefe militar, a dormir a su casa. Sin embargo éste se queda durmiendo a la puerta del palacio y da la razón:” no puedo ir a dormir a mi casa, a banquetear y a acostarme con mi mujer, mientras los soldados y el arca duermen al raso”. ¿Buena razón?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada